Microplásticos por tierra, mar y aire

Microplásticos por tierra, mar y aire


FUENTE:

En 2020 entrarán en el mercado global 500 millones de toneladas nuevas de este material, en su mayoría polietileno (botellas de bebidas), poliéster (ropa) y PVC (botes de champú). Son envases, cierres y filtros como los de Coca-Cola, Nestlé, Pepsico, Mondelez, Unilever, Mars, Procter&Gamble, Colgate-Palmolive, Philip Morris y Perfetti Van Melle; las diez empresas que más contaminan según Greenpeace. La cifra es una palada más para el montón de 8.300 millones de toneladas de plástico que se han producido en el mundo desde que se inventó este material sintético, según un trabajo publicado en 2017 en Sciences Advances.

Su destino más frecuente es el vertedero: el 79% se entierra, el 12% se incinera y sólo el 9% se recicla, como recoge el citado estudio. «El residuo plástico, formado por el de un solo uso, el industrial y muchos otros, con frecuencia no llega al sistema de recogida de basuras y es rechazado o se pierde en el entorno», afirman Steve Allen y Deonie Allen, investigadores de la Universidad Strathclyde de Glasgow y autores del trabajo que confirma concentraciones de más de 300 microplásticos por metro cuadrado y día en un área virgen del pirineo francés.

«El material se rompe en pedazos más pequeños por la acción de fuerzas mecánicas y químicas: viento, ambientes salinos o radiación ultravioleta, hasta convertirse en lo que llamamos microplásticos», explican por correo electrónico. Los que se generan así se conocen como secundarios, mientras que los microplásticos primarios son los que se sintetizan originalmente con ese tamaño, como ocurre con esferas exfoliantes o abrasivas y otros productos domésticos e industriales.

No Comments

Leave a Reply

Microplásticos en sedimentos de lagunas de la Reserva de la Biosfera de La Mancha HúmedaMicroplásticos en lagunasEntrevista a Javier Bayo: «El mejor microplástico es el que no se genera»